Fantasy 101: ¿Qué es Beisbol de Dinastía?

Como jugar en una Liga de Dinastía

Recuerdo la primera vez que sumergí el dedo del pie en el mundo mágico del béisbol de fantasía. Llevaba años jugando al fútbol americano de fantasía y me encantaba. Entonces, cuando un amigo me pidió que me uniera a su liga de béisbol de fantasía, recuerdo que pensé: “Ya que soy bueno en el fútbol de fantasía, el béisbol debería ser muy sencillo”.

Bueno, estaba equivocado. Completamente equivocado.

El béisbol de fantasía tiene más complejidades, más matices, pero también mucha más estrategia y recompensa para el gerente paciente y preparado. Hay mucha menos suerte y variación aleatoria en el desempeño de un jugador de béisbol que en el de un jugador de fútbol. Estos hechos significaron que tuve una curva de aprendizaje ese primer año. Pasé cada vez más tiempo leyendo sobre análisis avanzados, perfiles de jugadores y formulé nuevas opiniones sobre los deportes de fantasía en su conjunto. A través de todo esto, encontré un profundo aprecio por el béisbol y me enganché.

Muy pronto, me encontré invitado a una liga de keepers (liga en las que se pueden mantener un número determinado de jugadores año con año en tu equipo). Estas ligas requieren un conocimiento mucho más profundo de los jugadores de arriba y abajo de una lista de grandes ligas que su liga estándar de redraft (ligas en las que todos los años se eligen todos los jugadores de tu equipo). Proporcionan una experiencia aún más profunda, más parecida a ser parte del funcionamiento de un equipo. Las decisiones que tome este año pueden afectar a mi equipo durante los próximos años.

¿Qué fanático de los deportes no ha fantaseado en un momento u otro con administrar una franquicia en la vida real? La realidad es que solo un puñado de personas en el mundo llegará a tomar esas decisiones. Seguí pensando en el encanto de jugar modos de franquicia en los videojuegos de béisbol. RBI Baseball en mi NES, Ken Griffey’s Winning Run en mi SNES, y tantos otros juegos que había jugado cuando era más joven me habían transportado al mundo de ser gerente general de un club de béisbol. Siempre pensé que era lo más cerca que podía estar de dirigir un equipo de béisbol real. Seguiría jugando en mi liga de keepers y todo sería como siempre… ¿verdad?

Bueno… de nuevo, estaba tan equivocado.

Descubrí el béisbol de fantasía de dinastía. Quiero decir, había oído hablar de las ligas de dinastía antes, pero en mi mente estaban reservadas solo para los más acérrimos fanáticos del béisbol. Afortunadamente, mi curiosidad me llevó a investigar lo que realmente implicaba una liga de dinastía. Al hacerlo, recuerdo haber pensado para mí mismo: “Caramba, ¿qué es esta maravillosa creación? ¿Cómo pude haber estado tan ciego ante esto?”

Pensé que conocía a todos los jugadores y las estadísticas. Creía que había trabajado y probado las estrategias del béisbol a la perfección, pero el béisbol de la dinastía lo llevó a un nivel completamente nuevo. Las ligas dinastías incluyen sistemas de granjas de ligas menores, rosters iniciales de ligas mayores más profundos y, por lo general, más equipos en una liga a los que estaba acostumbrado. Rápidamente pasé de ligas en las que había tenido éxito con 250-300 jugadores a al menos el doble.

Todo esto puede parecer intimidante para los no iniciados, pero créanme, es mucho más gratificante jugar en una liga como esta de lo que imagina. No importa cuál sea tu nivel de experiencia, puedes disfrutar mucho jugando en las ligas de keepers o dinastía. Hay una gran cantidad de conocimiento disponible y la comunidad de jugadores es insuperable.

Todo eso para decir: voy a hacer todo lo posible para explicarles qué es una liga de dinastía.

 

¿Qué es una Liga de Dinastía (Dynasty League)?

 

Empecemos con lo básico. A menudo escucho que algunas personas usan el término “dinastía” y “keepers” indistintamente al describir su liga, pero hay una gran diferencia entre los dos.

En una liga de keepers, un equipo mantendrá una pequeña cantidad determinada de jugadores de un año a otro. Esto significa que la liga verá una buena cantidad de cambios en los rosters. Entonces, en una keeper, puede elegir entre cuatro y ocho jugadores para quedarse, dependiendo de cómo se haya configurado su liga. Este tipo de ligas pueden ser muy divertidas y son una buena entrada a una configuración de dinastía o un buen lugar para ir si eres un fanático del béisbol más informal.

Una verdadera liga de dinastía es aquella en la que los gerentes mantienen a todo o la mayoría de su equipo de un año a otro. Algunas ligas pueden jugar con salarios que aumentan, o incluso contratos para agregar otro elemento de realismo. Cada equipo también tiene un sistema de granjas de ligas menores (aunque he visto ligas de dinastía que no incluyen listas específicas de ligas menores). 

Por lo general, las ligas de dinastías utilizan el formato de puntuación rotisserie. Este formato, llamado comúnmente “Roto”, es uno en el que los equipos se clasifican en cada categoría estadística y se les dan puntos de acuerdo a dónde terminan en esa categoría. El total de puntos de cada categoría individual se suma para dar su clasificación general comparativa con los otros equipos de la liga. Por lo tanto, si estuvieras jugando en una liga de 20 equipos y tuvieras la segunda mayor cantidad de jonrones, se te otorgarían 19 puntos para tu puntuación general. Este es fácilmente mi formato favorito, ya sea que estemos hablando de redraft o dinastía. Es la mejor representación de una buena elección inicial de jugadores y gestión de temporada.

 

Explicación de ligas menores

 

El jugador de fantasía casual se familiarizará con algunos de los nombres de los mejores prospectos a medida que se acerquen a las grandes ligas. En una liga de redraft, no es raro ver a los mejores prospectos escondidos al final de un banco o tomados cuando son llamados a la acción con su club de Grandes Ligas. El número de jugadores de ligas menores con los que te familiarizarías en la fantasía de redraft sería relativamente pequeño en comparación con una liga de dinastía. Esto se debe a que en la mayoría de las ligas de dinastía estándar, administrará un “sistema de granjas” de ligas menores. Supongo que debería darle la bienvenida a su nuevo puesto de oficina. Verá, al igual que su equipo de béisbol favorito de la vida real, ahora puede seleccionar, intercambiar e incluso adquirir jugadores de ligas menores durante la temporada y colocarlos en una lista separada de su lista de ligas mayores.

 

Vida en la granja

 

En esencia, un sistema de granjas de ligas menores funciona como una forma para que un gerente incluya a los jugadores de béisbol que no han acumulado tiempo de servicio en las ligas mayores o que todavía se consideran elegibles como jugadores de ligas menores. Algunas de estas estipulaciones varían de una liga a otra. Por lo general, hay una marca de turnos al bate o entradas lanzadas en las grandes ligas, y una vez que un jugador supera eso, ya no es elegible para ser guardado en su lista de ligas menores. Esto genera un nivel de estrategia completamente nuevo, ya que ahora debe tomar decisiones que pueden afectar a su equipo de muchas más formas que solo el año actual.

El tamaño de la lista para las menores generalmente depende del tamaño de la liga; La mayoría de las veces los he visto oscilando entre 10 y 20 jugadores. La esperanza es que estos jugadores se conviertan en opciones útiles. Una vez más, los jugadores de las menores pueden sustituirse por veteranos de edad avanzada, jugadores a tiempo parcial o incluso utilizarse para facilitar intercambios con otros propietarios. He oído decir que no hay temporada baja en el béisbol de la dinastía. Creo que esto se debe al hecho de que siempre tienes la oportunidad de hacer crecer tu equipo ahora a través de tus jugadores en las menores. Las negociaciones de cambios y de exploración que involucran a sus jugadores de ligas menores son fundamentales para el éxito de su lista de ligas mayores.

 

Estrategia de Dinastía 

 

Cualquiera en una nueva liga puede tener un poco de suerte y ganar, o tener un gran éxito eligiendo un “durmiente” en un equipo de Grandes Ligas. En las ligas de la dinastía, sin embargo, hay un nivel completamente diferente de previsión y luego gratificación que proviene de ver cómo se desarrolla su sistema de ligas menores. Siempre me siento como un padre orgulloso cuando un jugador con el que tomé un riesgo se convierte en un tipo de piedra angular y supera con creces mis expectativas. Por otro lado, también sentiré el peso de ir con todo con jugadores veteranos y el intercambio de prospectos del draft futuro para izar la bandera de la victoria hoy.

Esta dinámica más compleja crea esa sensación de poseer y dirigir un equipo real. Ver esos tiros al aire que dan resultado, competir por la cima de la liga y negociar cambios fuera de temporada regular es muy satisfactorio. 

 

Hacer. O no. Aquí no hay intentos.

 

Imagine esto conmigo si pudiera por un momento. Tu temporada de dinastía ha terminado y terminaste en noveno lugar en tu liga de 20 equipos. El equipo que ocupa el primer lugar (y la mayoría de los equipos que terminan inmediatamente detrás del primero) tienen plantillas realmente sólidas y equilibradas. Lo tienen todo: potencia, velocidad, gran lanzamiento. Algunos de ellos incluso pueden haber sacrificado a sus mejores prospectos en su sistema de ligas menores para lograr este estatus de gigante. Después de un examen más detenido, notará que incluso podrían presionar por esos primeros puestos nuevamente el próximo año antes de que sus equipos envejecidos realmente caigan.

En este escenario ficticio, su equipo realmente no tiene las piezas adecuadas para competir con la fuerza suficiente con los mejores equipos antes mencionados. Su equipo no es viejo, pero tampoco está desbordado de jóvenes prospectos de alto nivel. Tienes algunos jugadores realmente geniales y tu sistema de granja no es horrible. Claro, tal vez si tienes mucha suerte y todo sale bien el próximo año, podrías hacer un esfuerzo. Sin embargo, si eres totalmente honesto contigo mismo, debes hacer la pregunta: ¿confiar en esa oportunidad es una estrategia ganadora? Para empeorar las cosas, está mirando a los equipos en la parte inferior de la clasificación. Vendieron a sus jugadores envejecidos y acumularon talentos jóvenes de alto techo y acumularon capital de draft. Tuviste la oportunidad de hacer eso alrededor de la fecha límite de intercambio, pero simplemente no pudiste apretar el gatillo.

¿A dónde voy con esto? Bueno, el mayor error que veo que cometen los propietarios en las ligas de dinastía radica en su falta de conocimiento de la dinámica general de poder de la liga. Si solo tomara un consejo de mí y lo insertara en su cerebro de béisbol de dinastía después de esta lectura, que sea esto: no sea un equipo de la mitad del grupo que se queda flotando. 

O, como diría el sabio maestro Jedi Yoda, “Hazlo. O no. Aquí no hay intentos.” 

Encontrar satisfacción al ser noveno de 20 equipos es una estrategia perdedora. Hacer un plan. Venda a sus jugadores que están envejeciendo y posiciónese usted mismo para la victoria en uno o dos años o apueste con todo si cree que tiene una lista lo suficientemente competitiva. Si no está reuniendo recursos y haciendo un plan para escalar, entonces alguien más que sí tiene un plan lo pasará antes de lo que cree.

 

Ir con todo

 

He visto a más y más equipos hacer un esfuerzo adicional y apostar por la juventud y la ventaja desde el draft inicial. Esta es una estrategia que requiere mucha investigación y conocimiento sobre los prospectos, pero puede prepararte para aplastar a los equipos durante años cuando tus jugadores maduren (especialmente en ligas de dinastías realmente profundas).

La estrategia opuesta también puede funcionar, ¡si lo planificas! Sea consciente de su liga, y si ve oportunidades de compra y descuentos con jugadores mayores de 30 años, entonces podría resultarle útil concentrar sus esfuerzos en ganar ahora.

Para ser totalmente claro, no estoy sugiriendo que terminar en la mitad del grupo sea siempre un signo de mala gestión. Si tiene un equipo joven con un impulso ascendente, entonces un noveno lugar debería ser un indicador de que está listo para bailar con los equipos de peso pesado. Mi punto principal es que debe prestar atención a cuándo debería comprometerse a vender. No puedes hacerlo a mitad de camino. 

Supongo que establecer un equipo de dinastía fuerte es como tener un matrimonio o una relación saludable/fuerte. Tienes que invertir tiempo continuamente y crear intenciones con tu pareja. Las relaciones no solo crecen y prosperan mágicamente sin ningún propósito o previsión puesta en ellas. Con el cuidado y la atención adecuados, verá algo florecer en lugar de estancarse. Encontrará satisfacción cuando elija hacer más que simplemente sentarse y esperar lo mejor. Apuesto a que no pensaste que recibirías consejos sobre relaciones en un artículo de béisbol de fantasía, pero ahí lo tienes. Me lo agradecerás más tarde.

Asegúrate de leer la segunda parte de esta serie sobre béisbol de la liga dinastía, especialmente si estás interesado en comenzar tu propia liga de dinastía. No dude en comunicarse conmigo en la máquina de Twitter también @gabezammit.

Imagen destacada de Nathan Mills y Justin Paradis

Originalmente por: Gabe Zammit

Traducido por: Carlos Marcano

Alex Fast

An FSWA award winner for Research Article of the Year, Alex is the co-host of On The Corner and host of the weekend edition of First Pitch. He received his masters in interactive telecommunications from NYU's ITP. All opinions are Alex's and Alex's alone. A die-hard Orioles fan, Alex is well versed in futility and broken pitching prospects.

Account / Login
>